REPORTAJES

Liceo 1 Javiera Carrera: El Liceo Consciente.

By 5 mayo, 2017 No Comments

Del Liceo Javiera Carrera salió la presidenta Michelle Bachellet, salieron también “las chinitas” que se fueron al espacio en colaboración con la NASA, surgieron las primeras voces que produjeron la Revolución Estudiantil del 2006 (“Revolución Pingüina”), la más importante en la última década. Este es un establecimiento que marca la pauta en la sociedad desde muchas perspectivas. Si no nos cree, lea.

 

El Liceo Javiera Carrera de Santiago también conocido como Liceo N°1 fue fundado en el año 1894 con el nombre de Instituto de Señoritas de Santiago. En abril del año 1895 exactamente empezó sus actividades. Fue de los primeros establecimientos educacionales sólo para mujeres, junto al Liceo N°1 de Niñas María Franck de Mac Dougall de la ciudad de Valparaíso.

Dada la cultura machista reinante sobre todo en aquella época, la educación impartida por estos liceos no abarcaba la posibilidad de que las mujeres pudieran seguir estudios universitarios posteriormente. En 1893 una ardua defensora de los derechos femeninos llamada Juana Gremler diseñó el primer plan de estudios para estos liceos con el propósito de llamar la atención de las autoridades y equiparar las oportunidades en ambos sexos. Ya en 1912 se promulgó el decreto que aseguraba la igualdad de contenidos impartidos tanto en liceos de hombres como mujeres.

Este Liceo es sin duda de los que marcan la pauta en muchos sentidos, ya sea en la excelencia académica como en la contingencia. Tiene una identidad directamente relacionada con la conciencia social, en el sentido de la lucha constante por la igualdad en el ámbito de la educación. Han salido personajes importantes en el mundo de la política como la mismísima presidenta Michelle Bachellet, o la abogada del comité de derechos humanos de La Haya, Paz Zárate, entre otras.

“Las estudiantes de este colegio se caracterizan por estar en la vida pública. Colegios como este tienen forma ciudadana, no sólo se refiere al tema de las movilizaciones, si no que aquí hay un perfil de niñas que estudian en un colegio público gratuito y tienen un deber con su entorno. Entonces las alumnas que se vuelven médicos trabajan principalmente en el sector público, las alumnas ingenieras las encuentras en la minería, en la municipalidades, en el gobierno, como por ejemplo Gabriela Rosende actual secretaria ejecutiva de la CONASET (Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito). No es raro que encontremos alumnas comprometidas con mejorar la condición de los demás”, dice Juan Jauré, quien se desempeña hace 22 años como profesor de historia del Liceo Javiera Carrera, que además agrega: “Este establecimiento también aporta a la relevancia de las mujeres en la sociedad; el rol femenino. Ese que abre las posibilidades para las demás mujeres en una sociedad aún con rasgos machistas. La misma presidenta Bachellet hizo que ya no se viera tan anormal que una mujer tomara algún cargo importante entre las autoridades, eso abrió el camino”.

La alumnas no solo “devuelven la mano” a la sociedad, también cumplen una función de desarrollo a nivel familiar, sobre todo en aquellas de escasos recursos. La orientadora Andrea Villegas Enríquez nos explica: “Yo considero que este liceo es influyente en la sociedad, en qué sentido, en que tenemos muchas alumnas que son primera generación de profesionales en su familia, y por lo tanto ellas ya salen de un circulo y están aportando a otro. Amplían el nivel cultural de sus parientes y a la larga como país”.

Lucrecia Mateluna que también es orientadora y además ex alumna del Liceo nos cuenta: “Yo agradezco la visión que tuvo mi papá que también era profesor, y como profesor vio que este liceo cumple con un objetivo que es la movilidad social, y realmente yo lo viví en carne propia, soy testigo y lo sigo viendo. Porque cuando uno es pequeña como de séptimo y octavo y es niño todavía, no percibe realmente que la educación hace que las personas se muevan socialmente, que puedan ascender y avanzar en la vida a través de sus méritos, de tener la posibilidad de ser profesional, de abrirse las puertas. A mi me emociona, recuerdo una oportunidad en que una profesora de historia estaba haciendo su practica en el liceo, y ella me decía que era hija de una empleada doméstica y que habían vivido ella y su madre siempre puertas adentro, y gracias a este colegio ahora se iba a recibir de profesora, y que su gran meta en la vida era comprarle una casa a su madre, lo tenía muy claro, eso emociona. Entonces uno se da cuenta de que este liceo siendo público y gratuito cumple con esa misión y lo sigue haciendo por muchos años, que las personas puedan surgir y puedan tener una visión de la vida distinta… tener sueños y cumplirlos”.

En el año 2006 comenzó la famosa “Revolución Pingüina”, hecho que alcanzó notoriedad incluso internacionalmente, y por supuesto las alumnas del Liceo Javiera Carrera fueron parte importante en la gestación de este proceso, que lleva ya casi 12 años desarrollándose; es una de las movilizaciones más grandes que ha tenido Chile.

Pese a las múltiples marchas y tomas, este liceo no ha perdido su prestigio y su calidad en la enseñanza, no ha disminuido el alumnado ni se ha visto perjudicado en la excelencia académica, de hecho se han logrado ya algunos avances, Lucrecia Mateluna nos profundiza: Con las movilizaciones se lograron cosas, por ejemplo el tema del pase escolar, que era válido solo para el período de clases y ahora es todo el año, la PSU ahora es gratis para todos los colegios municipales. En qué nos ha afectado; en que a veces no se alcanza a impartir todo el contenido, hay que optar por lo más relevante, pero no se alcanzan a ver todo en forma continua, porque desde el 2006 no hemos tenido un año “normal”. Lo positivo de eso es que nunca hemos tenido situaciones de destrozo o de robos, de hecho después de las tomas las alumnas entregan el colegio impecable, pero a los medios solo les gusta mostrar los colegios con destrozos, parece que no es noticia que los alumnos entreguen el colegio en perfectas condiciones después de las tomas. Tampoco hemos disminuido en matricula seguimos manteniendo a las 3 mil alumnas.

En general aquí las niñas ganan mucho en la parte social, son chicas que tienen buenos argumentos, que saben sus derechos, que están interesadas en el quehacer nacional y lo manifiestan respetuosamente, no viven dentro de una burbuja y eso es muy bueno.
Las postulaciones para séptimo siguen siendo muchísimas todos los años y es que nunca hemos perdido la excelencia académica; a la que se postula cada dos. Cualidades como esas hacen que la gente se interese en nosotros; que sea público, gratuito y con muy buenos resultados, el año pasado tuvimos doble puntaje nacional pese a la falta de contenido. Agrega la ex alumna y orientadora del liceo.

Según todo lo dicho podemos deducir que el Liceo Javiera Carrera como entidad educacional es uno de los más importantes e influyentes de nuestro país. Con un estrecho compromiso social y virtudes que ojalá existieran en todos los colegios del territorio. Desde mandar chinitas al espacio hasta movilizar Chile entero por una causa común.

Por Matías Castillo Astudillo

02-Liceo 1 Foto 1.2

02-Liceo 1 Foto 2

02-Liceo 1 Foto 1