REPORTAJES

Colegio Cumbre de Cóndores: Todos los que quieren aprender.

By 29 junio, 2017 No Comments

COLEGIO CUMBRE DE CÓNDORES

TODOS LOS QUE QUIEREN APRENDER

 

El Colegio Cumbre de Cóndores es público, fue creado el año 2010, está ubicado en la comuna de Renca, Santiago. A pesar de su juventud ya ha logrado insertarse en los primeros lugares de los puntajes PSU y SIMCE gracias a su plan de estudio. Además se caracterizó porque fue uno de los colegios que prácticamente no perdieron clases en épocas de movilización, y no por no estar de acuerdo con la causa.

 

Es el primer establecimiento educacional bicentenario. Fue creado y pensado para aquellos estudiantes que tienen buen rendimiento académico pero que no tienen las mismas oportunidades por no contar con los recursos necesarios.

 

             “Cuando hablamos de oportunidades nos referimos a los recursos económicos, a la infraestructura, al material didáctico. Hay que entender que la mayoría de los estudiantes que están acá tienen un 75% de nivel de “vulnerabilidad”, por lo tanto difícilmente pueden aspirar a un buen colegio. Podrían entrar a un colegio emblemático, pero tu sabes que al final igual a esos colegios se entra por un sistema de admisión y selección que es súper específico. Aquí se les da la oportunidad a todos, claro con sus requisito;  querer estudiar y tener buenas calificaciones”.  Nos explica Johny Matus, director del Colegio Cumbre de Cóndores.

 

Este colegio no hace una selección de alumnos, lo que tiene es un proceso de admisión que consta de una entrevista familiar para explicarles el proyecto educativo que se imparte. Por supuesto sucede que no todas las familias comparten los mismo ideales y vocaciones. Algunas buscan una orientación más artística, otras más ligadas al deporte, entre varias. El director Matus nos cuenta más. “Este proceso nos sirve para aclararle a los apoderados y a los alumnos que nuestro enfoque no está en el arte ni en el deporte, si no que netamente en lo académico; que el estudiante tenga una buena enseñanza media, adquirir los aprendizajes que quizás en otro colegio no tendría, y así rendir una buena PSU y entrar a la universidad”.

 

            Evocando un compromiso con la educación pública, este lugar prioriza a los estudiantes que vienen de colegios municipales en las instancias de admisión. “Si viene un estudiante de un colegio particular subvencionado con buenas calificaciones no le decimos que no, en la medida que podamos recibirlo e integrarlo a esta comunidad educativa lo hacemos, pero nuestro principal foco está en darle prioridad a los estudiantes que vienen de colegios municipales, y no solamente de esta comuna.

También privilegiamos a los estudiantes cuyas familias “pertenecen” a este colegio; hermano, primos, tíos que estudiaron o estudian acá, etc.”. Dice el director.

 

Esto tiene sentido ya que hay una relación forjada entre la institución y la familia. No se discrimina ni se selecciona, pero si hay situaciones en las que hay que elegir, por ejemplo un año en que la demanda estudiantil supere la capacidad del colegio; no hay espacio físico para todos. Pues estas son las formas de orientación para el mismo colegio, Johny Matus relata:  “Valoramos al  apoderado estuvo toda la enseñanza básica en la educación pública, y después en la media sigue prefiriendo esta misma. No así un apoderado de una escuela particular subvencionada que llega aquí en la media porque ve los resultados.  Creemos que es mantener la fidelidad con la identidad del colegio al tener estas prioridades”.   

 

En cuanto a las movilizaciones, el director afirma que los estudiantes si bien están concientes de las demandas y por cierto, de acuerdo, prefieren no perder clases, porque consideran que se perjudican ellos mismos, y eso se ve reflejado en los resultados tanto a nivel escolar como posteriormente en la universidad. “No es lo mismo que un estudiante del Carmela Carvajal o del Instituto Nacional pierda un mes de clases, porque de alguna u otra forma sus familias las recuperan, ya sea con un preuniversitario, o un profesor particular. Entonces nuestros alumnos entienden que las clases que se pierden aquí no se recuperan, y es perjudicial para ellos. Porque claramente no todos los estudiantes tienen para costear ese tipo de soluciones. Ellos apoyan de otra manera; con diálogos participativos, actividades que son fuera del horario de clases, mesas de conversación y debate sobre la contingencia, formas que no conlleven la perdida de clases”.  Agrega el Director Johny Matus.

 

Los estudiantes de este colegio intentan prepararse de la mejor forma para lograr sus objetivos, en el caso de este colegio; llegar a la universidad y convertirse en profesional. Pero haciendo hincapié en que los alumnos tengan realmente la capacidad de elegir lo que quieren hacer o estudiar, y no conformarse con lo que el puntaje les alcanzó.

 

Por Matías Castillo Astudillo.

Condores 4 Condores 3 Condores 2